Desde que se anunciaron las intenciones de impulsar

Desde que se anunciaron las intenciones de impulsar una alianza electoral entre el PRI, PAN y PRD, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dedicado, en 13 conferencias matutinas, 181 minutos para criticarlos y tacharlos de buscar regresar a instaurar un modelo de corrupción neoliberal.

En un ejercicio realizado por El Universal, se encontró que las palabras que más menciona el Ejecutivo contra la alianza son corrupción, engaño y neoliberal.

El 2 de diciembre, un día después de su mensaje por su segundo año de Gobierno, acusó que las acciones y críticas de los gobernadores que integran la Alianza Federalista era por “propósitos políticos y electorales” algo que, aseguró, no aceptaría.

Para esas críticas destinó 23 minutos en su conferencia, donde también presumió una encuesta, en la que, aseguró, 71% de la población lo respalda.

Un día después, el Mandatario invirtió cinco minutos para señalar que México vive un proceso de transformación, pero, sin mencionarlos, aseguró que sus opositores estaban en desacuerdo con esto, pues, agregó, se “sentían los dueños de México y ahora no les gusta que se gobierne para todo el pueblo del país”.

El 4 de diciembre, aseguró, en poco más de 10 minutos, que hay grupos minoritarios conservadores que buscan regresar al régimen de corrupción y que están “molestos y nerviosos, porque imagínense cuántas campañas de acusaciones, cuántos ataques, diario, diario, diario, y resulta que no tienen efecto”.

Cinco días después, López Obrador dijo que su Gobierno no tenía que enfrentar una oposición muy fuerte, y reconoció que sectores que señaló como conservadores “han actuado por la vía pacífica, no ha habido violencia, no hay nada que temer”.

El 10 de diciembre, el Ejecutivo siguió con sus críticas a sus opositores y los acusó de quererse quedar con el presupuesto federal, para quitar los programas sociales de su Gobierno.

En 19 minutos, también se lanzó contra el Instituto Nacional Electoral (INE), al que tachó de hacerse de la vista gorda por fraudes que se cometieron años atrás.

El 16 de diciembre, López Obrador pidió a sus adversarios que se serenaran, pues, aseguró, “se ofuscan”.

Manifiesto que, como se está llevando a cabo la Cuarta Transformación, “ya no impera la corrupción, ya no hay influyentismo, entonces, hay mucha desesperación y se jalan los pelos, se enojan y hacen corajes”.

El 23 de diciembre, en el salón Tesorería, acusó en 26 minutos que las fuerzas opositoras a su Administración federal se estaban agrupando oficialmente porque, indicó, ellos representan al antiguo régimen y están en beneficio de las minorías.

El 28 de diciembre, al regresar de su descanso de Navidad, el Mandatario acusó por 10 minutos que sus opositores eran unos “inmorales”, y apuntó que esa era una característica de ellos y que además ”son muy hipócritas, mentirosos y corruptos. Cuando sepan de un conservador, actúen de manera precavida”.

Un día después, el 29 de diciembre, el titular del Ejecutivo federal mencionó que la alianza del PAN, PRI y PRD busca engañar a los mexicanos haciendo creer que eran distintos, un partido y el otro, pero que siempre advirtió que eran los mismo.

Quiénes somos lasgalli

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet